Chiang Kong – Frontera Tailandia y Laos

Vista desde el hotel en Chiang Kong, del otro lado: Laos

Con Esti y Matu nos levantamos bien temprano para poder desayunar y hacer el checkout de la guesthouse. Teníamos un viaje largo durante el día y queríamos llegar a Chiang Kong lo más temprano posible. Finalmente Borja y Sofi que no sabían si se irían tan temprano decidieron venir con nosotros. Al ratito, llegó el songthaew (es una camionetita con la parte de atrás “preparada” para que la gente vaya sentada en ambos costados, vendría a ser la evolución del tuktuk) que nos llevaría hacia el cruce de Penang/Mae Salong donde deberíamos tomar el bus local para Chiang Rai. Exactamente el camino inverso que hicimos para llegar hasta Mae Salong. Pagamos solo 60 bath cada uno y después de una hora y un camino con menos curvas que a la ida llegamos hasta el cruce donde veíamos tristes cómo se nos iba el bus mientras descargábamos los bolsos. No era tan grave ya que deberíamos esperarlo media hora como mucho, pero al segundo un señor nos ofrece llevarnos a la terminal de Chiang Rai en tuktuk y nos quería cobrar un poco más caro que el precio del bus, pero le regateamos hasta que nos hizo el mismo precio y nos fuimos.

Bus a Chiang Kong por 60bath
Bus a Chiang Kong por 60bath

Al llegar a la terminal de Chiang Rai lo primero que hicimos fue averiguar a qué hora salía el bus a Chiang Kong (viaje que demoraría 2 horas) y nos sentamos a comer tranquilos. A la hora más o menos nos tomamos el bus donde por suerte pudimos acomodar nuestros bolsos en un lugar y nosotros cada uno en un asiento, aunque al comenzar el viaje acomodaban hasta 3 o 4 personas por asiento doble. Después de las dos horas en las que me dormí casi todo el viaje, nos quisieron hacer la misma chantada que cuando fuimos a Koh Phi Phi, de bajarnos en una agencia que supuestamente nos iba a ayudar a cruzar a Laos. Por suerte teníamos más información que la vez anterior y nos bajamos en la terminal, para buscar un lugar donde dormir y prepararnos para cruzar la frontera hacia Huay Xai. Desgraciadamente, cuando todos en un mismo lugar están arreglados para responder a una misma compañía o persona, y una forma particular de hacer las cosas, se vuelve un poco difícil y uno termina cediendo. Por todos lados está publicitado un pub/hostel inglés, que luego de encontrar un lugar para dormir decidimos ir a verlo para ver si alguien que hablara nuestro mismo idioma nos podía ayudar para ver cómo cruzar de la mejor manera. Este señor nos explicó todo perfecto, no fue la forma que terminamos utilizando pero lo transcribo por si a alguien le sirve: Tomarse un tuktuk hasta la frontera de Tailandia, no debería salir más de 50 bath por persona. Una vez allí luego del sellado del pasaporte, hay que tomar un bus que sale 25 bath para que te lleve hasta el borde de Laos. Ahí los tuktuk te van a querer cobrar 100 bath para llevarte hasta el puerto y ahí puedas comprar el ticket por 950 bath. Con lo cual, si hacés esto te ahorras unos 300 bath (9 dólares aprox) con respecto a contratar el tour desde Chiang Kong. También el truco está en llegar temprano al barco y sentarse lo antes posible, porque siempre sobrevenden los tickets y los que llegan últimos irán parados, que no es nada divertido. Finalmente, por no saber si nos podíamos quedar sin ticket o no, terminamos comprando el tour y asegurándonos que nos íbamos a subir al bote, y además nos ahorramos el tener que regatear a tempranas horas de la mañana. Volvimos al hotel y Sofi se ofreció a cortarle el pelo a los chicos: les dejó un lindo desastre que lucieron hasta que llegamos a Hanoi, Viet Nam. Fuimos a comer a un restaurant que vendía milanesas y nos volvimos locos. Los españoles se quejaban porque nos salió algo así como 8 dólares cada uno, pero era una despedida así que valía la pena el gasto. Nos fuimos a dormir ya cansados del largo día de viaje y al otro día nos despertamos bien temprano para hacer exactamente cada una de las acciones descritas anteriormente, solo que con todo ya contratado. Apenas cruzamos la frontera de Laos nos despedimos de nuestros amigos y seguimos viaje hacia el puerto para comenzar el camino hacia Luang Prabang.

Comentá!