Koh Phangan – Recibiendo el 2016

Vistas desde el hotel

A Koh Phangan llegamos con un objetivo previamente definido, y era recibir el nuevo año en la playa de Haad Rin, donde se realizaría la Full Moon Party. Se estimaba una asistencia de algunas decenas de miles de personas y esto se notaba en los barcos que llegaban a la isla totalmente colmados, en casi todos los hoteles llenos y sobre todo la gente por la calle. Es una fiesta fundamentalmente gringa donde hay juegos de fuego y la gente va a romperse. Claro, imagínense que es barato para nosotros y ellos van con sus monedas que tienen mucho valor y les sale un regalo.

Fede, Lean, Eze, Esteban, Matu y yo en distinto orden y colados
Fede, Lean, Eze, Esteban, Matu y yo en distinto orden y colados

La música es electrónica gran parte del tiempo, y está lleno de boliches y gente a lo largo de la playa. Los puestitos se pelean por venderte un bucket (un balde de playa, que seguramente le han robado a un nene a la tarde, con una bebida blanca y alguna gaseosa). Nadie concebía cuando nosotros caímos con nuestras propias bebidas (fernet argentino, claro está), aunque sí después compramos unas cervezas al doble de precio que lo normal. Qué loco, robaban con el precio y así y todo era más barato que comprar una cerveza en un recital en Argentina!

Otra cosa que quiero destacar antes de empezar a hablar de la isla y los grandes personajes que participaron de estos días, es el precio del alojamiento. Para este tipo de fiestas por lo general los precios suben mucho, y además te obligan a quedarte mínimo 5 días o incluso 7 en otros lados. Estos lugares que suben los precios por lo general son los hostels, por ejemplo el de DPM (un hostel que manejan adivinen quienes?..latinoamericanos) que estaban cobrando 1200 bath (33 dólares) la noche en una habitación compartida de 20 personas. Terminamos encontrando un hotel 3 estrellas, habitación privada, con pileta, aire acondicionado y todo, que nos salía la mitad. Así que si alguno va evite estos hostels, total para pagar caro conviene algo de mejor calidad.

Ahora sí, la isla en sí a mí me pareció linda por más que el resto decía que no. Hay unas playas que me parecieron interesantes: Chaloklum y Mae Haad. La arena de Chaloklum parece harina, es impresionante. Me hizo acordar a las Whitsundays en Australia, aunque no llegaba a tanto. Y Mae Haad es una playa más común pero es bastante grande y con mucha gente, también hay una isla cerca llamada Koh Ma, a la que se puede llegar caminando por un banco de arena. El agua no está fría y es completamente transparente. Recomendado para quedarte haciendo la plancha todo el día.

El primer día llegamos ya de noche los 5: Esti, Matu, Fede, Pini y yo. No me acuerdo qué hora era pero se que era tarde y nos acomodamos en la habitación, cenamos y dormimos. Al otro día nos alquilamos unas motos y fuimos a Mae Haad donde pasamos la tarde y ahí nos encontramos con dos amigos de Fede, ambos uruguayos, Fran y Mateo. Justo estaban parando cerca nuestro, así que esa noche nos compramos unas cuantas cervezas y vinieron a nuestro hotel. Para hacer más entretenida la noche estuvimos jugando a las cartas, un juego conocido en Argentina y Uruguay, en el que cada carta tiene un valor de tragos para tomar y las más altas pueden ir agregando reglas o inventando juegos distintos. Nos estallábamos con cada nueva regla y la perlita fue el momento en el que los argentos teníamos que hablar como uruguayos y viceversa, en otro momento todos teníamos que hablar como chilenos. No podíamos parar jajaja estábamos estallados y en un momento vino gente a pedir que nos callemos con cada cerveza de más se nos iba de las manos la cosa así que la noche terminó dentro de todo temprano.

Mae Haad y Koh Ma, principales playas de Koh Phangan
Mae Haad y Koh Ma, principales playas de Koh Phangan

Ya el 31 fue una cosa de locos, el año terminaba y había que festejar así que nos aprontamos para la fiesta aunque a la tarde dormimos una siesta para estar bien descansados. A la noche nos volvimos a juntar todos en los “bungalows” donde estaban parando otros 2 chicos uruguayos amigos de Fede, que son Diego y Lean, junto con Lichi, un loco lindo que había conocido en noches de jarana en Wellington. También vino Eze que estaba parando en otro lado. Nos tomamos el último fernet que quedaba y empezamos con el ron, terminamos cantando canciones de todo tipo incluídos Jaime Roos y Tabaré Cardozo y alentando -quien sabe por qué- a Maradona. Cuando decidimos ir a la fiesta íbamos por una callecita angosta que daba a la playa todos cantando canciones de Bersuit y de Argentina, cual hinchada de fútbol entrando a la cancha, contra unos brasileros que estaban ahí mientras la gente nos filmaba y sacaba fotos. Dieguito iba al frente de la caravana y estaba tan exaltado que un brasilero lo levantó y lo sentó en los hombros.

Disfrutando el agua
Disfrutando el agua

El primero de Enero de 2016 podríamos bautizarlo como el día de la milanesa. Al otro día de la fiesta, todos totalmente muertos nos juntamos de nuevo a las 5 de la tarde en la pileta de nuestro hotel para charlar y tomar unas cervezas “tranqui”. Acá también se sumaron otros chicos más, entre ellos Andresito, terrible fotógrafo y buena onda. Más tarde volvimos a la zona de la fiesta para comer unos sanguches de milanesa y ver qué onda la playa. La milanesa no era como la real pero fue lo más cercano que encontramos, y por eso durante unos días se comió el sanguche en el mismo lugar. Fanáticos los pibes.

 

Nos quedaba un día más en la isla y decidimos visitar otra playa, Chaloklum que la describí más arriba. Nos habremos quedado en el agua unas dos horas o más y cuando salimos y decidimos tomar un licuado el único puestito que vendía los tenía a precios totalmente estúpidos e inflados comparado con lo que veníamos tomando incluso en esta isla, así que nos fuimos a merendar a otro lado y después a la pileta del hotel.

Vistas desde el hotel en Koh Phangan
Vistas desde el hotel en Koh Phangan

La fiesta estuvo muy buena pero lo que más rescato de estos días en la isla es a los pibes uruguayos con los que nos colgamos hablando de todo y son una masa. Brindo por esa gente que ve en una persona de otro país a un amigo por conocer y no a un enemigo.

Nuestros días en la isla terminaron así, en el yacuzzi de agua fría del hotel y con un atardecer increíble.

En el yacuzzi de agua fría
En el yacuzzi de agua fría con Pini, Esti, Matu

One Reply to “Koh Phangan – Recibiendo el 2016”

  1. […] De todos los que estábamos ahí solo 7 personas nos dirigíamos a esta isla, el resto iban para Koh Phangan, Koh Samui o Koh Tao. En vez de dejarnos en el puerto nos dejaron en una agencia de viajes en […]

Comentá!