Kerosene Creek y un momento de relax

Kerosene Creek
Kerosene Creek
Kerosene Creek

Antes de volver al Monte (donde estamos viviendo, ver Recorriendo poco y trabajando mucho ) decidimos ir a las termas y qué mejor para presupuestos ajustados que las Kerosene Creek.  Estas termas son gratis y están a menos de 30km de Rotorua (antes de llegar a Wai-O-Tapu) aunque hay que desviarse de la ruta unos 2km por una ruta vieja que no es apta para conductores cardíacos. Hay tantos pozos que parece que hubo una guerra y además el clima si llueve no ayuda mucho. Pero jugando a esquivarlos y a no romper el auto durante un rato se llega hasta la entrada de las Kerosene Creek.

No hay casi nadie, parece ser un lugar exclusivo para gente joven ya que obviamente no se las publicita en ningún lado, o al menos no lo vi. Llegamos y había restos de fogón de la noche anterior, también algunas latas de cerveza “olvidadas” (como me revienta que pase esto! y sí, pasa en todo el mundo). Había pocas personas que igualmente se estaban yendo, al mismo tiempo que nosotros también llegaron dos mujeres con las que habíamos compartido el paseo en Wai-o-Tapu.

Al agua pato y nos tiramos, Ana como no había llevado nada para tirarse al agua se quedó en el arroyito de arriba tomando unos mates y le pedimos el favor de que nos saque algunas fotos.

 

Nos quedamos un rato largo, y cuando nos dimos cuenta ya había empezado a llover y se iba a complicar el camino de vuelta a casa. Fuimos hasta Rotorua para dejarla a Ana (después de sobrevivir nuevamente el camino lleno de pozos donde el auto bailaba para todos lados) y como dejó de llover aunque sin despejarse fuimos para una pequeña zona portuaria de Rotorua a caminar un rato, sacar unas fotos y volver.

3 Replies to “Kerosene Creek y un momento de relax”

  1. que buenaaaaaaaaaaaaa fotooo la del lagooooo, es un lago? oceano, mar?

  2. […] historia no termina acá, porque nos fuimos de nuevo a Kerosene Creek pero ya era más de noche así que nos quedamos unas largas horas disfrutando de las termas, con […]

Comentá!