Islas Malvinas: Cementerio de Darwin

En memoria de los caídos

El 15 de Septiembre es mi cumpleaños, y por primera vez no lo festejé. En vez de que me abracen y pasarme el día tomando y riendo, lo que hicimos (y en esto creo que puedo incluir a Maxi) fue abrazar y recordar a cada uno de los caídos en la guerra. Nuestra idea desde que empezamos a planear el viaje era ir antes que a cualquier otro lugar al Cementerio de Darwin. No pudimos hacerlo por un tema de logística, pero había llegado el día. Quizás uno de los mejores regalos que recibí tenga que ver con haber estado ahí, justo ese día, rodeado por la mayoría de los que cayeron en las islas (hay personas cuyos cuerpos nunca fueron encontrados y pilotos que están enterrados en la otra isla).

Cementerio de Darwin
Cementerio de Darwin

Habíamos pegado onda con un taxista y resultó ser la forma más barata de poder hacer el recorrido que incluía el Cementerio de Darwin. También el plan era ir a Pradera del Ganso (Goose green) y San Carlos pero este último tuvimos que dejarlo de lado por las inclemencias del tiempo que no permitían que lleguemos. Lo terminamos intercambiando por el Monte Harriet que nos sorprendería demasiado. En este caso podemos decir que el haber sido 2 nos perjudicó un poco, porque si hubiéramos sido más podríamos haber contratado algún tour con guía y hubiera tenido un precio razonable. Los precios que pudimos ver en el momento eran desorbitantes y terminamos viajando con este señor, que aunque nos pudo contar algunas cosas no era el guía ideal.

A la media hora de ir andando, nos cruzamos con un grupo de personas con uniforme fluorescente, que Ulrich (así se llamaba el taxista, que NO lo recomiendo) contó que eran de Zimbawe y son llevados a la isla entre Septiembre y Octubre para quedarse por 7 meses a encontrar y desactivar las minas que quedaron de la guerra. Las condiciones en que estos muchachos trabajan obviamente no son las mejores, pero para ellos es una buena forma de volver luego a su país con dinero para mantener a su familia. Y aquí es donde la ética me indica que aclare que por favor se abstengan de quejarse sobre esto, porque en Argentina hay muchísima gente sobreexplotada y trabajando en condiciones inhumanas.

Desactivando minas
Desactivando minas
Reglas del cementerio
Reglas del cementerio

La llegada al cementerio poco más de una hora después fue bastante fuerte. Casi no se veía porque estaba todo cubierto de nieve, y nosotros también, helados. No éramos ajenos a la prohibición de flamear la bandera argentina, pero también sabíamos que Ulrich es danés y no le importaba mucho, así que le preguntamos si estaba todo bien si sacábamos unas fotos. Su respuesta fue que él no había visto nada pero que tengamos cuidado, porque si alguien nos ve obviamente puede haber lío.

Desde 1999 el Cementerio de Darwin es mantenido específicamente por la Comisión Argentina de Familiares de Caídos en Malvinas e Islas del Atlántico Sur.

Muchas historias recorren esas tumbas cubiertas de nieve, a las que apenas se les ve el nombre y aquellas invisibles las tratamos de limpiar para poder leer y agradecer. De alguna manera también pedir perdón, porque el simple hecho de ser argentinos nos da la responsabilidad de haber permitido que haya ocurrido una guerra que nos involucre. Como decía el mensaje que dejó alguien: “Perdón, en nombre de los argentinos que creemos injusta tu presencia aquí pero no pudimos hacer nada para evitarlo”. Nos tomamos el tiempo de leer una por una, igual que los nombres en las grandes placas a los costados de la cruz, como para decirles uno por uno que no son olvidados, que acá estamos nosotros, que no tenemos ningún ser cercano que haya participado en esto, recordándolos. Es imposible no llorar. No conocíamos a nadie pero sin embargo no podíamos evitar emocionarnos y llorar. Estás leyendo nombre por nombre y de repente te sorprende un “Soldado argentino sólo conocido por dios”. La piel de gallina invade, como intentando encontrar una respuesta, darle un nombre a esa persona que descansa en su tierra al lado de sus compañeros, pero nadie lo sabe. No son pocos los que son sólo conocidos por dios. También vemos algunas tumbas que tienen más de un nombre, y que Eze Martel nos contaría más tarde que en la tumba que hay 5 nombres, sólo están los 3 pies encontrados de las 5 personas que iban en aquél avión que se estrelló.

Historias de amigos, hermanos, padres e hijos, primos…

Pradera del Ganso
Pradera del Ganso

Decidimos irnos y llegamos rápidamente a Pradera del Ganso / Goose Green, donde las personas que allí habitaban fueron tomadas como prisioneros y vivieron en condiciones deplorables (según ellos). Si se lo puede llamar pueblo, es uno muy chiquito donde viven no muchas personas, aunque se puede ver a los militares caminando armados, como esperando el ataque en cualquier momento. Por esta razón lo recorrimos dentro del auto, además de que ya no hay rastros de lo que fue en esa época.

A la vuelta Ulrich nos dejó en el Monte Harriet, teníamos solo un par de horas para subirlo así que no perdimos el tiempo.

 

 

 

Donde los kelpers estuvieron prisioneros
Donde los kelpers estuvieron prisioneros

 

Para nuestra sorpresa encontramos muchas más cosas que en otros lugares, aun con la dificultad de la nieve cubriendo el monte. Muchos “porta armas” (si alguien puede corregirme, mejor), cajas, cables de comunicaciones, radios, baterías y lo que encontramos en todos lados: bolsones, camperas, frazadas. Una de estas frazadas que encontramos volvería con nosotros a casa.

Llegamos hasta la cima y encontramos muchas posiciones, lugares en los que el viento frío te voltea pero tenés que afirmarte ahí. Protegerte de alguna forma. Dedsde acá se puede ver el Monte Dos Hermanas, que en este primer viaje no pudimos alcanzar, ya les voy a contar por qué. Cuando pasó el tiempo que teníamos, bajamos y nos subimos nuevamente al taxi de Ulrich para volver al alojamiento.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Había sido un día bastante largo y yo había prometido a mi familia conectarme un rato para dar señales de vida y de paso que me saluden. Compramos cada uno una tarjeta de 1 hora de Internet, que nos salió 10 libras. Lo repito? 10 libras.

La noche acá, como todas, era muy tranquila y no teníamos tanto presupuesto como para salir todos los días, así que salimos a tomar una cerveza al bar Globe. Con respecto a este bar, nos habían dicho que no debíamos ir porque era uno en el que se trataba muy mal a los argentinos. No se equivocaron, pero teníamos que ir y conocerlo. Ni bien entramos ya nos sentimos como en las películas que se para la música y absolutamente todos te están mirando a vos. El bar está decorado con banderas inglesas por todos lados, y en el techo armas y otras cosas recuperadas de la guerra. El ambiente es bastante hostil, tal es así que un grupo de jóvenes nos hacía caras y nos levantaba el dedito todo el tiempo.

Globe tavern
Globe tavern

Decidimos que no era nuestro momento de agarrarnos a las trompadas ni de seguir gastando plata y nos fuimos a dormir, temprano como todos los días.

Les propongo, que a modo de recuerdo, se tomen el tiempo de leer uno por uno los nombres de los caídos. Al menos yo no los conocí y no tengo relación alguna con ellos pero creo que es una forma de no olvidarlos y agradecerles por haber dado la vida por Argentina. Acá se los dejo:

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

Comentá!