Choung Ek y Toul Sleng – Campo de exterminio

Cárcel de Toul Sleng

Entrar a Phnom Penh y saber que entre lo que tenés que hacer para recorrer bien la ciudad es visitar el campo de exterminio Choung Ek y el museo-centro de tortura Toul Sleng es un choque duro con la historia, un lugar que muchos evitan por lo difícil que es ver los vestigios de las atrocidades humanas, siempre en nombre de algo superior (una religión o un ideal). Claro, nunca somos responsables de lo que hacemos, sino que algo más allá nos obliga a hacerlo, para crear un mundo mejor. Según qué y quién? Lo bueno es que si querés matar gente, o hacer que los demás se mueran de hambre, etc., podés contar con los 3 países de siempre: Estados Unidos, Francia e Inglaterra. No tengo nada en contra de la gente que vive en esos países, que además deben ser lugares hermosos, pero yo no se si saben que sus gobiernos son responsables de formar y apoyar casi todas las dictaduras del mundo.

Así arrancaba el post acerca de la capital de Camboya, en nuestro primer choque con la dura y sangrienta historia de este país. Es que es muy duro leer acerca de lo que pasó en los años 70 en este lugar donde la gente es súper amable todo el tiempo y existe la misma cultura de plaza que en Argentina.

El 17 de Abril de 1975, luego de la guerra de Vietnam, toma el poder el Partido Comunista de Camboya conocida como Khmer Rogue (traducido al español como jemeres rojos, sobrenombre otorgado por el Rey en los años cincuenta) con el liderazgo de Pol Pot. El nuevo nombre del país sería Kampuchea democrática, que poco haría honor al nombre y sí se tomaría el trabajo de asesinar a 3 millones de personas de un total de 8, es decir, casi la mitad de la población asesinada por esta gente. Un genocidio en nombre de un conjunto de ideas. Es increíble.

Una de las tumbas masivas
Una de las tumbas masivas

Todo estaba basado en su idea de que las ciudades y su población eran el problema de la sociedad y había que exterminarlos. Así, asesinaron a todos los que tenían que ver con el gobierno -también autoritario- anterior, pero no se limitaron solo a eso: También asesinaron a profesores, doctores, ingenieros y todo aquel que tenía una formación universitaria. Cerraron todas las instituciones, excepto algunas de estas que las convirtieron en centros de tortura, como Toul Sleng.

Los cuerpos encontrados aquí estaban degollados
Los cuerpos encontrados aquí estaban degollados

El resto de las personas que lograban escapar de las ciudades hacia las distintas poblaciones rurales, podían terminar trabajando en el campo más de 12 horas por día y con una alimentación que fue cada vez peor. Familias separadas, niños huérfanos y perdidos, todos trabajando para poder tener cada vez menos. Muchos no murieron a sangre fría, sino de hambre y cansancio. Niños entrenados para la guerra, que tenían que decidir entre matar o morir por un ideal que no sólo no entendían sino que no les correspondía en absoluto.

Restos de ropa en el suelo
Restos de ropa en el suelo

Su gobierno finalizó en Enero de 1979 con la invasión de las tropas vietnamitas aunque se mantuvo la guerrilla hasta fines de los 80, cuando dejaron de recibir apoyo por el cambio de contexto internacional. Desgraciadamente Pol Pot murió sin ser juzgado en 1997, libre, aunque su partido quedó desmantelado e ilegalizado. El segundo al mando, conocido Ta Mok, murió en 2006 poco antes de empezar los juicios, que comenzaron en 2009.

Hoy, de todo esto en Phnom Penh se puede ver el campo de exterminio Choung Ek y el museo Toul Sleng.

En este tronco mataban a los niños - Choung Ek
En este tronco mataban a los niños – Choung Ek

Choung Ek fue uno de los principales campos de exterminio, en el que se encontraron casi 10 mil cuerpos y otros tantos más ni siquiera se excavaron. Este lugar antes de convertirse en la zona donde se perpetraban los crímenes de los jemeres rojos, era un jardín/cementerio chino. La mayoría de las personas que fallecieron aquí, fueron torturadas en Toul Sleng. El recorrido es muy interesante ya que con la entrada viene incluído el audio guía que está en distintos idiomas, incluído el Español. Puedo asegurar que apenas se pone play ya uno tiene la piel de gallina hasta la salida. Es muy duro ver y escuchar. Ver restos de ropa que ha quedado entre la tierra y escuchar la historia. Ver el árbol donde los tipos mataban a los bebés dándoles la cabeza contra el tronco. El pozo donde caían las mujeres desnudas y muertas después del machetazo en la cabeza. Se siente la mala energía del lugar. En conmemoración a todo esto, hay una estupa budista que en su interior guarda cráneos y distintos huesos de las víctimas, clasificados por edad, sexo y cómo murió esa persona. La entrada a Choung Ek creo que estaba algo así como 6 dólares y no se puede ir caminando ya que está a 15km de la ciudad.

Después de este lugar donde es imposible no salir triste, el tuk tuk nos llevó a Toul Sleng que antes de ser un centro de torturas fue un colegio secundario. Hoy es un museo que aun muestra los vestigios de la dictadura que asesinó a muchos sólo por haber vivido en la ciudad. Se pueden ver las aulas convertidas en prisiones, con pequeñas celdas improvisadas con ladrillos y cemento, rejas por doquier y todo cerrado. Las distintas máquinas que utilizaban para torturar, etc..

Los tipos le sacaban fotos a cada persona que entraba, así que hay una muestra fotográfica con algunas de las personas que estuvieron cautivas en este lugar, cuyo destino final probablemente fue Choung Ek.

Sin dudas no es lo que uno quiere ver al estar de viaje o de vacaciones, pero creo que es por demás interesante y necesario, no solo para entender y reconocer la historia de este hermoso país, sino también para poder ser cómplices de que esto no pase nunca más. Ni en Argentina, ni en Camboya ni otros lugares del mundo.

One Reply to “Choung Ek y Toul Sleng – Campo de exterminio”

  1. Buen post amigo, fue duro estar allí

Comentá!