Una noche y un día en Chiang Mai y Chiang Rai

Templo blanco

Después de 3hs en viaje la van nos dejó nuevamente en Chiang Mai. Para esta vez ya habíamos aprendido así que nos tomamos unas pastillas para el mareo y no sufrimos como a la ida.. La idea era sacar al instante el pasaje para Chiang Rai, queríamos conocer el templo blanco y seguir derecho a Mae Salong pero el último bondi que salía estaba lleno así que teníamos que salir en el primero de la mañana. Esto nos obligaba a pasar una noche en Chiang Mai, ciudad que queríamos evitar y no estábamos dispuestos a pagar una noche así que decidimos quedarnos en el McDonalds o en la terminal.

Durmiendo en el Shopping de Chiang Mai
Durmiendo en el Shopping de Chiang Mai

Eran las 3 o 4 de la tarde y no habíamos almorzado así que comimos algo en Mc para usar un rato Internet, y mientras descansábamos se empezó a juntar al lado nuestro un grupo de jóvenes que partían a un campamento y nos pusimos a hablar con unos de ellos muy buena onda. Nos contaron su historia y de su país, nos enseñaron palabras en tailandés y también se mostraban interesados en nosotros. Fue muy interesante haber conocido personas que no tenían nada que ver con lo que estábamos acostumbrados en Tailandia, gente fuera del circuito del turismo que al no tener nada que vendernos tampoco tenía por qué ser agresiva con nosotros.

YingYang
YingYang

Cuando llegó la noche y teníamos hambre de vuelta, los chicos fueron a dar una vuelta al Shopping que estaba entre el Mc y la terminal y yo cuidaba los bolsos. Volvieron muy contentos convencidos de que habían encontrado el mejor lugar y que comeríamos por menos de dos dólares. El resultado fue la comida más picante de la historia, que desembocaría en Matu corriendo a comprar algo para tomar y yo dejando mi comida. También me sentí mal toda la noche y me descompuse. Aprovechando que un local del Shopping tenía wifi y descubrimos su clave nos tiramos en el centro donde estaba la fuente y las luces ya se estaban apagando. Entonces nuestro hostel por esta noche era un lugar lleno de locales de ropa y comida, con wifi libre y baño compartido. Todo eso por 0 dólares cada uno, impecable. Incluso usamos hasta los enchufes que había en las columnas para cargar nuestros celulares, unos caraduras.

El conito con onda
El conito con onda

Habremos dormido unas pocas horas cuando llega un guardia de seguridad y nos echa, también empieza a echar a otro grupo que estaba cerca nuestro y había copiado nuestra idea. Nos colgamos las mochilas y nos fuimos a la terminal, donde encontramos unos sillones de masajes que estaban comodísimos pero hacia un poco de frío. Duramos una hora ahí y yo ya me sentía muy mal y también tenía frío así que volví al Shopping y los chicos vinieron después a ver cómo estaba y aprovecharon y se tiraron en un lugar un poco más escondido que la vez anterior donde nos quedamos hasta la hora de salida del bus.

El plan que teníamos para Chiang Rai como dije antes era únicamente conocer el templo blanco que es bastante porque empezó a construirse recientemente (1997) y su diseño es totalmente excéntrico y raro. Fuimos desde la terminal de buses 1, con una minivan que nos cobró 25 baths y nos dejó en la ruta a una cuadra del museo. La agencia que nos vendió el pasaje también nos cuidó los bolsos para que vayamos más livianos.

No parece un templo común, e incluso yo aun no entiendo cómo lo respetan y los monjes van y rezan a un buda colmado de imágenes de Harry Potter, Freddy Kruger, Ben 10, Dragon Ball, Pokemón, Matrix, Star Wars, Iron Man y mil más de ese estilo. El concepto del exterior sí me parece interesante porque cuando entrás parece que estás en el infierno y según el creador del templo es el camino que tenés que pasar para llegar al cielo (el interior del templo). Entonces se pueden ver calaveras, monstruos, manos que parecen venir del inframundo, etc.. La fecha de finalización estimada es 2070, así que si van cada cierto tiempo van a ver algo distinto. Nos volvimos a la terminal con un bus, tomándolo en la ruta pero nos cobró 20 baths.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Después de esto nos quedaba ir a Mae Salong, un pueblito con una historia interesante y que nos habían recomendado nuestros amigos uruguayos que conocimos en Koh Phangan.

Comentá!